Quiénes Somos
 

Reseña Historica

El Parque tecnológico Guatiguará es un proyecto regional que nació como una iniciativa de la Universidad Industrial de Santander. Su modelo de transferencia de conociminto busca contribuir al desarrollo y crecimiento de la región y el país.

La historia del Parque Tecnológico Guatiguará-PTG inicia a finales de los años 70, cuando la Asamblea Departamental ordenó transferir a la Universidad Industrial de Santander 18 mil salarios mínimos anuales para garantizar su funcionamiento, dinero que nunca llegaba en su totalidad; por esta razón en los años 80, en dación de pago para subsanar la deuda que el Departamento tenía con la Universidad, éste cedió dos lotes de 11 Ha y 3 Ha en la zona rural del Municipio de Piedecuesta llamada Valle de Guatiguará, que para ese entonces no tenían un uso específico y simplemente se conservaron allí por varios años.

Paralelamente, ECOPETROL creó el principal centro nacional de investigación de hidrocarburos, el Instituto Colombiano del Petróleo-ICP, el cual después de un par de años de funcionamiento en unas oficinas ubicadas en el centro de la capital santandereana, decidió estudiar las posibilidades de trasladarse a otra ciudad como Bogotá o Barrancabermeja en donde se radicaría. Es entonces, cuando la Universidad decide utilizar productivamente su lote en el Municipio de Piedecuesta,  negocia con ECOPETROL y da en comodato el terreno de 11 Ha para que el ICP edificara sus instalaciones y funcionara provisionalmente en aquel lugar, toda vez que las mejoras locativas y construcciones allí realizadas pasaran a ser propiedad de la Universidad cuando el ICP dejara el lote y lo regresara a la Universidad. Fue así, como a mediados de los años 90, el ICP culmina la construcción de su sede definitiva al otro lado de la autopista, y devuelve a la Universidad el lote de 11 Ha con 8.000 m² construidos.

Ocho mil m² habilitados y una infraestructura sólida con mesones de laboratorio, dio lugar al inicio de la Sede de Investigaciones de Guatiguará de la Universidad Industrial de Santander;  paulatinamente fue mejorando su estructura física y la calidad de sus espacios al mismo tiempo que se incrementaban los usuarios de este campus,  haciéndose evidente alrededor del año 1995, la necesidad de ampliar las edificaciones en la Sede de Guatiguará.

A finales de los años 90, en el Plan de Desarrollo del alcalde Luis Fernando Cote Peña, se conoció el programa “Bucaramanga Tecnópolis”, en el cual se incluyeron cinco estrategias de desarrollo para la Ciudad, entre las que se encontraba la iniciativa del Parque Tecnológico de Guatiguará. Se trataba de la Sede de Investigaciones de Guatiguará, que aunque aún distaba significativamente de ser un Parque Tecnológico, aceptó introducir gradualmente el título apoyada por sus líderes, logrando en el año 2005 la visita de pares quienes acreditaron a la Universidad por un periodo de ocho años y  a su vez, en reconocimiento a la alta calidad del trabajo realizado por los grupos de investigación de la Universidad, recomendaron independizarse de la Vicerrectoría Académica de Universidad y dar inicio a la creación de la Vicerrectoría de Investigación y Extensión, la cual fue aprobada por el Consejo Superior en Diciembre del año 2005.

A raíz de estos importantes sucesos, entre los años 2006 y 2007, los esfuerzos se concentraron en fortalecer el crecimiento vertical de la Universidad y la investigación como el eje articulador de las demás funciones misionales y de apoyo en la Universidad contempladas en el nuevo plan de desarrollo, incluyéndose la creación de Maestrías y Doctorados. A  su vez, la Tesorería Departamental se modernizó y se puso en línea con los Municipios descentralizados, logrando incrementar los recaudos por estampillas PRO-UIS, pasando de recibir cuatro mil millones de pesos al año a quince mil millones de pesos; es decir, habían recursos económicos, razón por la que se crearon programas de financiación interna y externa para invertir en investigación y en el Parque Tecnológico Guatiguará.

Con una infraestructura más sólida, construcciones urbanas aledañas, una zona que pasó de rural a semi-urbana, con posibilidades de movilidad y fácil acceso al Parque Tecnológico y con el ICP viéndose en la necesidad de trasladar la Litoteca para devolverle el terreno a  ECOPETROL, nuevamente la Universidad ofrece su lote para que este importante Instituto construya dentro del Parque Tecnológico la Litoteca, siendo esta la oportunidad para que grandes Multinacionales que pasen por allí para participar en la asignación de lotes de explotación de petróleo, conozcan el Parque Tecnológico de Guatiguará, esperando a que en un mediano plazo alguna de estas  compañías quiera instalarse en el PTG.

Gracias a la reforma de las regalías, Guatiguará cuenta con los recursos para construir dos edificios en donde se espera sea el acopio de importantes empresas que participen en la consolidación del hoy incipiente Parque Tecnológico de Guatiguará.